Habemus té

Por Elisabetta Ruiz

Tanto oír hablar de que si fumata blanca o negra estos días, me ha recordado cuando fue elegido el papa Benedicto XVI (Ratzinger) en 2005, y de esta historia entenderéis el “habemus té”.

En aquel momento, acababa de mudarme a una casita en el rural, y por alguna razón, nunca enchufamos la tele. De hecho, no pasó del garaje, la dejamos en el trastero. Lo cuál fue una suerte porque recuperé placeres que tenía un poco abandonados como la lectura o la radio. Si bien es cierto, me enganché un poco más a internet y sobre todo al messenger.

Así que imaginaros cómo era vivir ese momento en que los locutores te cuentan que aún no se tiene claro si la fumata es blanca o qué ¿habrá nuevo Papa?. Al no poder verlo, la única fumata qué pude ver, fue la del té que ricamente me estaba tomando en el sofá mientras imaginaba la escena, fomentaba otros sentidos y dejaban volar mi mente.

Ayer seguí la noticia por twitter (¡cómo ha cambiado nuestra realidad en unos años!) que era Trending Topic. Me preparé un calentito té y tuve de nuevo mi “habemus té”, dejando volar mi imaginación, y para darle más cercanía a la cosa, y de sabor, acompañándolo de una frutas italianas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*