Reseña del libro: Elogio de la lentitud

Portada del libro Elogio de la lentitud

Un movimiento de alcance mundial cuestiona el culto a la velocidad

¿Por qué tenemos siempre tanta prisa? ¿Cómo se cura esa auténtica enfermedad que es nuestra actitud ante el tiempo? ¿Es posible, e incluso deseable, hacer las cosas con más lentitud? Vivimos en la era de la velocidad.

El mundo que nos rodea se mueve con más rapidez de lo que jamás lo había hecho. Nos esforzamos por ser más eficientes, por hacer más cosas por minuto, por hora, cada día. Desde que la revolución industrial hizo avanzar al mundo, el culto a la velocidad nos ha empujado hasta el punto de ruptura. Vivimos al borde de la extenuación, y tanto el cuerpo como la mente nos recuerdan constantemente que el ritmo de la vida gira vertiginoso, descontrolado. Esta obra rastrea la historia de nuestra relación cada vez más dependiente del tiempo, y aborda las consecuencias y la dificultad de vivir en esta cultura acelerada que hemos creado.

Hoy en día, si te paras a pensar un poco, te das cuenta de que la vida es muy triste. Porque no se vive, se trabaja. Siempre se ha dicho que hay que trabajar para vivir, no vivir para trabajar pero la sociedad, los países tal y como están ahora, son países que se basan en lo material y eso hace que uno viva para trabajar, para ser algo en la vida sin que puedas pararte un momento.

Eso es lo que denuncia este libro, escrito por Carl Honoré, de la editorial RBA, donde nos hace pensar un momento el motivo por el que se vive con prisa, por qué no hacer un alto y contemplar la vida, darte cuenta de cómo hemos cambiado y cómo antes se tomaban en serio cosas que ahora pasan desapercibidas o que no las tomas en consideración porque no tienes tiempo.

En El elogio de la lentitud el autor trata de concienciar de cuáles son las consecuencias y dificultades que ocurren en la cultura, el dónde vamos a acabar si seguimos yendo siempre con prisas, sin observar lo que hay alrededor nuestro que, sin duda, nos está esperando.

Te pondremos un ejemplo. Una tarde de verano, una mesa y unos sillones, un té relajante al lado de una piscina manteniendo una temperatura agradable… ¿A que te gustaría? Entonces, ¿por qué nos cuesta tanto sacar tiempo? ¿Por qué siempre con prisas?

En este libro podrás descubrir todo sobre el movimiento slow, nacido a partir de esta obra que se inspiró en el slow food que ya ha derivado en ciudades slow.

Sin duda una lectura que te gustará para este verano cuando el tiempo parece no llegar.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*