Mejora tu sexualidad con hierbas

Hay ocasiones en que, hombres y mujeres, pueden tener problemas para llevar una sexualidad activa y sana, y eso afecta en las relaciones de pareja y también  a la hora de mantener relaciones con la otra persona pero, ¿sabes que las hierbas también pueden ayudarte con tu sexualidad.

Hierbas para mejorar la sexualidad femenina

La sexualidad femenina es algo que preocupa a muchas mujeres, el hecho de disfrutar, de sentir placer, no dolor (o al menos no el tipo de dolor que es desagradable), etc. Por eso una de las hierbas que puedes usar es el Ginkgo. Esta hierba es vasodilatadora, es decir, que aumenta el flujo de las arterias en las venas con lo cual se llega antes a estar estimulada para una penetración sin dolor, en caso de que ese sea el problema que puedas tener.

También puedes usar mentol que dilata las células de la piel y aumenta el flujo hacia el clítoris, para permitirte un clímax más rápido.

Hierbas para mejorar la sexualidad masculina

A algunos hombres les resulta complicado hablar abiertamente de que tienen un problema con su sexualidad y a veces eso lo único que hace es que ellos se depriman, y entonces se agrave la situación. Así que para que eso no pasa, lo mejor que se puede hacer, si no se quieren médicos, es probar con las hierbas que tan buenos resultados pueden dar.

Una de las hierbas que puedes utilizar es el Ajo. Es la más conocida y también la más usada. Además, si no quieres que se de cuenta puedes echársela en la comida y hará el mismo efecto aunque no abuses de él. Con este conseguirás proteger de infecciones, reducir la presión sanguínea y el colesterol y, de paso, ayudar a prevenir ataques cardiacos. Como actúa en el sistema circulatorio, de cara a las erecciones, para aquellos que tengan problemas, les puede servir y notar diferencia. Eso sí, más de 800 mg no es recomendable.

Otra de las hierbas puede ser el Ginkgo, también llamado árbol de la vida, del que te hemos hablado para la sexualidad femenina.

El arte culinario de las hierbas: maridaje

Para aquellos y aquellas que no lo conozcan, la palabra maridar es combinar, bien con comida o con vino, varios alimentos. A menudo se dice maridar cuando se “casa” una comida con un vino (ya sabes que cada vino es idóneo para un tipo de comida) pero, ¿sabes que también las especies y hierbas se pueden maridar?

Maridaje de hierbas

Las hierbas se utilizan sobre todo para la comida, aunque no en muchas casas. Existe un gran mundo dentro de las especies y hierbas para la comida y todas ellas suelen afectar a la propia comida, la mayoría, potenciando el sabor de la misma.

Una de las que se habla muy bien es la hierba “artemisa”, ideal para carnes y pescados porque potencial el sabor de la misma y hace que te sepa diferente.

Otra especia muy utilizada es la pimienta rosa. La pimienta rosa en granos hará que obtengas, a la vista, un plato más vistoso. En cuanto a sabor, este plato será más dulzón que picante o ácido, lo cual viene bien si tienes paladares que no disfrutan con sabores fuertes. Puedes echarlo bien a carnes, pescados e incluso que forme parte de salsas.

Tampoco puedes olvidarte de la pimienta de Jamaica. Esta pimienta, aunque te parezca que por el hecho de ser pimienta va a picar y no te gustará su sabor, te aporta un sabor extravagante que, al principio, puede resultarte raro, pero después te acostumbras y te encanta. Suele usarse en general en todos los platos destacando su uso en postres (tartas y pasteles).

Eso sí, ya sea que uses una especia u otra, al principio procura echar poca cantidad porque el paladar suele notarlo mucho y cuando no estás acostumbrado puedes hacer que lo rechaces y no te des cuenta que está más rica la comida con este ingrediente extra.