Acompañamientos dulces para un tea party

Seguro que ahora, con las vacaciones navideñas, celebras en tu casa o vas a casa de tus amigas y tomas algún que otro té con ellas. Si quieres además triunfar en una tea party te proponemos algunos acompañamientos dulces que seguro gustarán a todos.

Bizcocho casero

Este es un bizcocho casero pequeño, no te saldrá mucha cantidad lo cual es ideal para que no se ponga duro y podrás cortarlo en trocitos si lo haces en un recipiente rectangular o cuadrado. Para ello necesitas: 3 huevos, 150 gramos de azúcar, 150 gramos de harina, un poquito de leche, ralladura de limón y levadura.  El molde tendrás que engrasarlo con mantequilla.

Los ingredientes haz de mezclarlos de la siguiente forma: primero la ralladura de limón (si no te gusta el limón puedes sustituirlo por vainilla en polvo), después los huevos y el azúcar. Mezcla un poco y echa a continuación un poco de leche, no mucha, como uno o dos dedos de un vaso. Ahora echa la harina y la levadura juntas y remueve hasta tener una masa ni muy dura ni demasiado líquida.

Ponla en el recipiente y métela al horno (200º unos 30-45 minutos). Al sacarlo y dejar enfriar un poco puedes echarle por encima azúcar glasé.

Galletas de mantequilla

Para estas galletas necesitarás un huevo, 240 gramos de mantequilla y 400 gramos de harina. Siempre puedes reducir los ingredientes para que salgan menos.
La elaboración es sencilla: mezcla la mantequilla (te recomendamos tenerla fuera del frigorífico unas horas para poder moldearla mejor) con el huevo y la harina. Se crea una masa que, si sale demasiado dura, puedes aligerarla con un poco de leche.

Deja reposar la masa unos 30 minutos y después extiéndela para cortar las galletas. Las horneas a 180º durante 15-20 minutos y estarán listas para tu tea party.

Un truco, corta las galletas con un grosor de al menos medio centímetro para que no se te queden demasiado.

Puedes decorarla con azúcar glasé u otra decoración.

Share

Esta vez, logro mis propósitos de año nuevo

Todos los años lo mismo. Te propones unos propósitos para año nuevo, y pasan los años y siguen siendo los mismos, y por supuesto, sigues sin cumplirlos. Este año, te vamos a dar unos trucos, para al menos, conseguir cumplir uno. ¿Qué te parece, asumes el reto?

1. Elije tus objetivos. No seas ambicioso, procura no poner más de tres. Ya tendrás tiempo de sustituirlos por unos nuevos, a medida que los vayas cumpliendo. Y siempre parece más fácil conseguir tres cosas que siete, uno se marea solo de pensarlo y se le quitan las ganas de empezar.

Los objetivos deben ser alcanzables. Parece sencillo, pero os vamos a poner un ejemplo. Imagínate que has puesto como primer objetivo, encontrar trabajo. Lamento decirte que eso no es un objetivo, ya que no depende de ti. Puedes modificarlo y que tu propósito sea: maximizar mis posibilidades de encontrar trabajo. Vaya, eso sí depende de ti!, ya que puedes enviar más curriculums, hacer relaciones públicas, hacer un videocuriculum… todo lo que se te ocurra para lograr tu objetivo. Además de alcanzables, deben ser sencillos y fáciles de medir. Por ejemplo, si quieres conseguir ser feliz, eso es algo muy ambiguo y difícil de medir. Qué tal si piensas en algo que te haga muy feliz? Por ejemplo: este año quiero cenar una vez a la semana fuera con mi pareja. Es algo que te gusta mucho y te hace muy feliz, y así formulado parece más fácil de conseguir!

2. Escribe tus objetivos. Lo segundo que hay que hacer, para estar más cerca de lograr tus objetivos, es ponerlos por escrito.

3. Visualízate alcanzándolos. Dicen que uno de los pasos imprescindibles para alcanzar algo, es visualizarlo a menudo. Los grandes atletas, por ejemplo, se visualizan a sí mismos haciendo el ejercicio que van a realizar al día siguiente y por supuesto ganando. El cerebro estimula las mismas zonas si te imaginas corriendo que si estás corriendo de verdad.

Mete en una cajita, algo que represente cada uno de tus deseos. Puede ser una fotografía de una revista que ilustre tu propósito, una miniatura echa en plastilina… Ábrela de vez en cuando, y mientras mires el contenido de tu cajita de los deseos, siéntete bien. Imagínate cómo te sentirías si ya hubieses logrado esos propósitos. Esa sensación te acercará a conseguirlos.

4. Díselo a todos tus allegados. Ya sabes que siempre mejor acompañado que sólo. Dile a tus amigos, familiares, compañeros, cuáles son tus propósitos. A lo mejor te sorprendes y descubres que uno quiere ir contigo, lo cuál siempre ayuda a arrancar. Y por supuesto, como saben lo que quieres, serán pesados y te preguntarán ¿qué tal tus clases de inglés? Y cuando te canses de responder y dar excusas de por qué no te has apuntado aún, por no aguantar su pesadez, o por vergüenza, caerás y lograrás tu propósito.

El truco de La Casa de Té

Como seguro que ya has probado de todo, y aún así no hay manera contigo, porque pasas por delante de la nevera y ya no lees las notas, porque te da igual que tus amigos se rían de ti… si llegas a este punto, entonces te hace falta e truco el de La Casa de Té. SI estás leyendo este blog, es que eres amante de las infusiones, así que te será muy fácil seguir nuestras instrucciones. Hazte con un té especial dedicado sólo a lograr tus propósitos. Un sabor nuevo, como por ejemplo el Té Pastel de Navidad.

Cada vez que te hagas esa infusión, mientras saboreas, recuerda en tu cabeza que tienes tres propósitos que quieres conseguir, y que esta vez lo vas a lograr. Ya nos contaréis qué tal os va.

No olvides reenviar este truco a diez amigos.

Elige tu postal y reenvíala al amigo que desees como felicitación de Navidad.

Share

Cuento Zen: el cruce del río

Había una vez dos monjes Zen que caminaban por el bosque de regreso al monasterio. Cuando llegaron al río una mujer lloraba en cuclillas cerca de la orilla. Era joven y atractiva.

– ¿Qué te sucede? – le preguntó el más anciano.- Mi madre se muere. Ella está sola en su casa, del otro lado del río y yo no puedo cruzar.Lo intenté – siguió la joven – pero la corriente me arrastra y no podré llegar nunca al otro lado sin ayuda… pensé que no la volvería a ver con vida. Pero ahora… ahora que aparecisteis vosotros, alguno de los dos podrá ayudarme a cruzar…- Ojalá pudiéramos – se lamentó el más joven. Pero la única manera de ayudarte sería cargarte a través del río y nuestros votos de castidad nos impiden todo contacto con el sexo opuesto. Eso está prohibido… lo siento.- Yo también lo siento- dijo la mujer y siguió llorando.

El monje más viejo se arrodilló, bajó la cabeza y dijo:

– Sube.

La mujer no podía creerlo, pero con rapidez tomó su atadito con ropa y montó a horcajadas sobre el monje. Con bastante dificultad el monje cruzó el río, seguido por el otro más joven. Al llegar al otro lado, la mujer descendió y se acercó en actitud de besar las manos del anciano monje.

– Está bien, está bien- dijo el viejo retirando las manos, sigue tu camino.

La mujer se inclinó en gratitud y humildad, tomó sus ropas y corrió por el camino del pueblo. Los monjes, sin decir palabra, retomaron su marcha al monasterio… faltaban aún diez horas de caminata. Poco antes de llegar, el joven le dijo al anciano:

– Maestro, vos sabéis mejor que yo de nuestro voto de castidad. No obstante, cargaste sobre tus hombros a aquella mujer todo el ancho del río.

– Yo la llevé a través del río, es cierto, ¿pero qué pasa contigo que la cargas todavía sobre los hombros?

Share

Tés para Navidad, ¡sorprende a tus invitados!

Ya está muy cerca la Navidad y sabes que, en esta época, las comidas y las reuniones con familia y amigos se producen casi todos los días que se pasan de vacaciones. En esa época las invitaciones para ir a comer o cenar son el día a día así que, ¿por qué no sorprender a tus invitados con unos tés para Navidad que los dejarán con ganas de volver?

Tés de Navidad

Después de una comilona, que es normalmente lo que nos espera en muchas casas para las fechas más señaladas, sorprender a los invitados con un té especial puede hacer poner la guinda en una reunión de éxito. Pero, ¿qué té? Te proponemos dos:

Té sueño de chocolate

Son muchas las personas a las que les gusta el chocolate. ¿Te imaginas tomar un té con chocolate? Eso es lo que puedes encontrar aquí, una infusión con un sabor dulce caracterizada no solo por el chocolate sino que es digestiva y diurética, lo cual sirve para que no haya digestiones pesadas.

Este té pueden tomarlo las embarazadas y controla las alergias alimentarías además de actuar contra las anemias por el hierro que contiene. Está hecho con chocolate blanco y negro aromatizado con flores.

Té frío aromatizado Mojito

Otro de los tés que te proponemos para seducir a tus invitados después de la comida es este té blanco hecho con piel de limón, hibisco, lemongras y menta que puedes servir frío o caliente. Idóneo para tomar en cualquier época del año.

Share

Mejora tu sexualidad con hierbas

Hay ocasiones en que, hombres y mujeres, pueden tener problemas para llevar una sexualidad activa y sana, y eso afecta en las relaciones de pareja y también  a la hora de mantener relaciones con la otra persona pero, ¿sabes que las hierbas también pueden ayudarte con tu sexualidad.

Hierbas para mejorar la sexualidad femenina

La sexualidad femenina es algo que preocupa a muchas mujeres, el hecho de disfrutar, de sentir placer, no dolor (o al menos no el tipo de dolor que es desagradable), etc. Por eso una de las hierbas que puedes usar es el Ginkgo. Esta hierba es vasodilatadora, es decir, que aumenta el flujo de las arterias en las venas con lo cual se llega antes a estar estimulada para una penetración sin dolor, en caso de que ese sea el problema que puedas tener.

También puedes usar mentol que dilata las células de la piel y aumenta el flujo hacia el clítoris, para permitirte un clímax más rápido.

Hierbas para mejorar la sexualidad masculina

A algunos hombres les resulta complicado hablar abiertamente de que tienen un problema con su sexualidad y a veces eso lo único que hace es que ellos se depriman, y entonces se agrave la situación. Así que para que eso no pasa, lo mejor que se puede hacer, si no se quieren médicos, es probar con las hierbas que tan buenos resultados pueden dar.

Una de las hierbas que puedes utilizar es el Ajo. Es la más conocida y también la más usada. Además, si no quieres que se de cuenta puedes echársela en la comida y hará el mismo efecto aunque no abuses de él. Con este conseguirás proteger de infecciones, reducir la presión sanguínea y el colesterol y, de paso, ayudar a prevenir ataques cardiacos. Como actúa en el sistema circulatorio, de cara a las erecciones, para aquellos que tengan problemas, les puede servir y notar diferencia. Eso sí, más de 800 mg no es recomendable.

Otra de las hierbas puede ser el Ginkgo, también llamado árbol de la vida, del que te hemos hablado para la sexualidad femenina.

Share

Mascarillas y cremas con hierbas

Las hierbas, como sabes, pueden tener muchos beneficios para el cuerpo humano, algunos de los cuales es importante tenerlos en cuenta porque hacen que no se tengan que tomar medicamentos y a la vez te cures de una dolencia. Pero no todos los beneficios se derivan de tomarlas en infusiones, hay otros usos tópicos como las mascarillas o cremas. ¿Sabes preparar tú tus propias cremas con hierbas?

Cremas con hierbas

Para preparar cremas con hierbas lo primero que necesitas es saber lo que vas a utilizar. Lo primero es encontrar una base, de la cual utilizarás la mitad. La base puede ser aceite de oliva, glicerina (la más recomendable, sobre todo si es neutra), o cera. Después necesitas un tercio de agua y un tercio de la planta que vayas a utilizar.

Tendrás que dejar que hierva bien e incluso mientras hierve que vaya espesando hasta tener la textura de una crema.

Tipos de cremas con hierbas

Las hierbas pueden ser el elemento de cremas para la piel en general, para el acné, para las arrugas, etc., por poneros algunos ejemplos.

Una crema para el acné, para aquellas jóvenes que  lo sufren y han probado de todo sin resultados, puede ser hecha con aloe vera. También el tomillo puede ayudarte con este problema y mantenerlo a  distancia de ti, igual que el limón, sobre todo si tienes la piel grasa.

Si lo que quieres es quitarte las arrugas lo mejor es que la crema lleve tila o caléndula. También la puedes hacer de los dos tipos, ambas actuarían en las arrugas.

La avena, caléndula, esencia de limón, melisa, y bórax  son otras hierbas que pueden ayudarte con la piel, ya sea que la tengas normal, seca o grasa.

Share

Infusiones para relajarte, duerme y olvida los problemas

En los tiempos que corren, los problemas, estrés y dificultades para llegar a fin de mes, el sueño es algo que puede verse afectado. De hecho, muchas personas tienen dificultades para conciliar el sueño y el uso de infusiones para dormir pueden ayudarte.

Infusiones para dormir y relajarte

Entre las infusiones a tomar hay un té elaborado con Tuisi, melissa, verbena aromática, menta, regaliz, hinojo, anís y rooibush que te encantará. Se llama Té buenas noches y es muy utilizado por personas con estrés, insomnio, nervios, etc. Así que este té es ideal para ti si te encuentras así.

Otro de los tés que puedes probar es el Herbal de noche. Se trata de un té que combina hinojo, menta, anís, rooibos, acaravea y pétalos de girasol. Es muy relajante y calma el sistema nervioso. Además, te ayudará con la digestión.

Por supuesto, no nos olvidamos de la tila, la hierba más conocida para calmar los nervios. Pero si ves que no te llega, las otras son mejores, o una combinación de melissa y tila (o juntándola con valeriana) será estupenda para ti.

Consejos para tomar infusiones

Para que la infusión te funcione mucho mejor te recomendamos que la tomes justo antes de irte a la cama y no te estreses ni hagas nada que pueda excitarte. Procura relajarte tumbándote en la cama o viendo la televisión o leyendo un libro, eso también te ayudará, todo con tal de poder dejar tu mente en blanco.

El efecto comenzarás a notarlo a los diez minutos y conciliarás mejor el sueño. 

Share