El té y el arte

En casi todas las culturas el té ha sido considerado un arte además de una tradición, más aún cuando se supo la forma de elaboración que tenía que hacía que se viera como algo tan hermoso, y de tanto arte, que todos querían aprender los secretos desde los primeros pasos, de su siembra, recogida, etc. hasta el arte de servirlo.

tea garden en Osmosis

Y es que el té y el arte parecen ir de la mano, no solo en la habilidad y capacidad que hay que tener a la hora de elaborarlo bien para que el té esté perfecto y podamos disfrutar del mismo, sino también a la hora de servirlo ya que puedes encontrar distintas tazas, teteras, vasos, etc. que van acordes con el té que se prepara (ten en cuenta que el té se ha de elaborar de manera que la tetera y la taza que uses siempre sea la misma para ese té con el fin de no mezclar los sabores.

El arte del té lo puedes encontrar sobre todo en la propia ceremonia del té de la cual ya os hemos hablado en alguna que otra ocasión. Así mismo también puedes disfrutar de té en las “casas de té”, creadas en su día para celebrar allí la ceremonia del té y poder ofrecer un té original como se debía preparar según la tradición.

Por supuesto también se puede pensar en el arte en los accesorios que sirven para servir el té y disfrutar del mismo siguiendo la tradición más antigua de servir el té ya que puedes encontrar muchos diseños.

Como curiosidad también tendrías los jardines de té, normalmente anexos a las casas de té, conocidos como Cha-niwa que servían como rincones solitarios donde llevar a cabo la ceremonia encontrando la paz interior.

¿Donde podría estar más relacionados el arte y el té?

Foto: Tea garden japonés en Osmosis. Fuente: Regina McMullen Acosta

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*