La historia del té

historia del téDespués del agua y del café, el té es la bebida más popular de todo el mundo. Parece ser que los primeros usos de las hojas de té como bebida datan del año 500 a.C., cuando en China se utilizaban como tónico medicinal. Sin embargo, existen diferentes leyendas sobre cómo se llegó a este uso.

Según la leyenda china, el descubrimiento de las hojas de té como bebida se atribuye al emperador Shen Nung. Bajo su mandato, toda el agua destinada para consumo humano debía ser obligatoriamente hervida antes del mismo. Un día, mientras descansaba a la sombra de un árbol de té silvestre y esperaba a que su agua hirviese, unas hojas de té cayeron en la misma y se comenzó a hacer la infusión. El aroma hizo que el emperador reparase en ella y se decidiese a tomarla.

Según la leyenda hindú, el hallazgo del té como bebida fue obra del monje Bodhi-Dharma. Este realizaba largos viajes predicando la forma de budismo Zen, lo que le resultaba tremendamente agotador. Siguiendo el consejo de unos sabios decidió infusionar unas hojas del árbol que le habían recomendado (el del té) para recuperarse de su cansancio. Tras probar sus efectos, comenzó a utilizarlo como tónico medicinal.

La leyenda japonesa vuelve a tener a Bodhi-Dharma como protagonista, pero con una historia diferente: llevaba ya tres años de largos viajes cuando el monje tuvo un sueño algo picante con todas las mujeres con las que había estado. Avergonzado, hizo la promesa de no volver a dormir como remedio para no volver a soñar nada parecido. Sin embargo, pasado un tiempo el sueño y el cansancio se iba apoderando de él y le hacían muy difícil cumplir la promesa, hasta que en su recorrido se encontró con un arbusto del que decidió mascar unas hojas. Al hacerlo, notó cómo su cuerpo empezaba a despertar y logró mantener los ojos abiertos y cumplir, así, lo prometido.

Como véis, todas estas leyendas tienen un factor en común: la casualidad a la hora de conocer el té como infusión. Sea como fuere, lo que sí parece estar claro es que en el siglo XXVII a.C. ya se consumía té en China y en la época de las seis dinastías (589-222 a.C.) comenzó a expandirse su uso como hierba medicinal. Después, el comercio marítimo entre continentes hizo el resto y el té se fue popularizando paulatinamente en todo el mundo, sobre todo por sus usos medicinales.

Hoy, por suerte, podemos disfrutar de una taza de té en el momento que nosotros queramos y a golpe de clic 😉

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*