Manzanilla o camomila: propiedades y beneficios

infusión de manzanillaLa manzanilla o camomila es una de las hierbas medicinales más conocidas y populares en todo el mundo. Y no es para menos, dado que su consumo aporta muchísimos beneficios a nuestra salud gracias a sus propiedades medicinales. El consumo más extendido de la manzanilla es en forma de infusión, si bien también puede usarse de forma tópica.

La principal propiedad medicinal que se le conoce es la de ser una planta digestiva. La infusión de manzanilla se recomienda en caso de indigestiones, malestares estomacales, náuseas, vómitos u otros problemas digestivos.

Es relajante y ayuda a combatir episodios de insomnio y ansiedad. Sus propiedades calmantes hacen de esta planta la ideal para tomar en momentos de estrés o nervios.

Tiene capacidad para eliminar las grasas de la sangre, por lo que es muy útil para reducir los niveles de colesterol malo.

Ayuda a combatir los dolores premenstruales gracias a sus propiedades calmantes, antiinflamatorias y estrogénicas.

Es un diurético suave y un buen remedio para reducir la tan molesta retención de líquidos.

De forma tópica, la manzanilla se utiliza para calmar problemas oculares como conjuntivitis o alergias; como exfoliante para eliminar las células muertas de la piel y como ingrediente de muchas cremas corporales.

¿Cómo preparar una infusión de manzanilla?

Calentamos un litro de agua a 100ºC y podemos entre 12 y 13 gramos de manzanilla. Dejamos infusionar durante 5-6 minutos y ya estará lista para tomar.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*