Propiedades y beneficios de la cúrcuma

propiedades de la cúrcumaLa cúrcuma es una de las especias más conocidas y más utilizadas en todo el mundo. Proviene de una planta herbácea nativa del suroeste de la India y se le atribuyen numerosas propiedades muy beneficiosas para la salud. De hecho, la cúrcuma ya era utilizada en su país de origen precisamente por esas propiedades allá por el año 610 a. C.

Una de las cosas que más caracteriza a la cúrcuma es su color: ese tono entre amarillo y naranja que tanto nos recuerda al azafrán. Su sabor es algo neutro, si bien tiene un deje hacia el picante.

Además de ser usada en el mundo gastronómico (muchas veces como sustituto al azafrán), la cúrcuma también suele utilizarse como planta medicinal por diversos motivos:

Alivia los problemas digestivos. Es una gran aliada para ayudar a la digestión, reducir la acidez de estómago y evitar los gases.

Protege el hígado. La cúrcuma es un poderosísimo tónico biliar que se encarga de que el hígado funcione correctamente.

Tiene propiedades antiinflamatorias. Gracias a ello, la cúrcuma se puede convertir en un gran aliado para las personas que sufren de reuma o artritis.

Protege el corazón. El consumo de cúrcuma ayuda a cuidar nuestra salud cardiovascular y a reducir el colesterol.

Ayuda en los problemas respiratorios. Ese poder antiinflamatorio que tiene también es un buen remedio para tratar problemas respiratorios como la bronquitis o el asma.

Es un antidepresivo natural. El consumo de esta especia estimula el sistema nervioso y ayuda a luchar contra la depresión y contra trastornos relacionados con la tristeza. Gran aliado para levantar el estado de ánimo.

Protege las defensas. Fortalece nuestro sistema inmunitario y nos protege de ciertas enfermedades, sobre todo de las víricas.

¿Cómo utilizar la cúrcuma?

Su principal uso es gastronómico, y se suele utilizar como colorante alimentario en sustitución del azafrán. Una cucharada de postre bastará para condimentar cualquier comida.

Se desaconseja el consumo de cúrcuma a mujeres embarazadas, en periodo de lactancia o a personas que sufren grandes problemas en la vesícula biliar.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*