Uso de los filtros e infusores de té con infusiones naturales

Las personas que toman té a menudo saben que hay muchas formas de prepararlo, no solo tomarlo con bolsitas de té, sino haciéndolo de una manera más natural, comprando el té directamente y haciendo infusiones en casa con la cantidad de hierbas que se quieran (ya que a unos les gusta más cargado que a otros). Aunque en el envase suele venir la cantidad recomendada de gramos por taza según sea té negro, blanco…

Para eso, y a fin de que las hierbas se concentren en un único punto, lo que puedes hacer es utilizar un filtro o unos infusores de té que se parecen a las bolsitas de té pero en realidad no lo son. Dejan infusionar, que la hierba respire y transmitan su sabor y propiedades al agua.

Un infusor de té es un aparato de varios diseños (hay muchos modelos en el mercado) donde colocar las hojas de té sueltas y preparar la infusión que quieras tomarte. Normalmente se hace cuando se quiere preparar solo una taza de té aunque dependerá de lo grande que sea el infusor (los hay para dos o más personas).

El uso que tienen los infusores es el mismo que las bolsas de té; sirven para mantener las hojas y hierbas de las que quieres hacerte la infusión en un mismo sitio y que éstas estén soltando sus propiedades en el agua (en este caso si echas las hojas y hierbas en el vaso lo que vas a conseguir es que floten la mayoría de ellas, de este modo consigues que se centren en un punto de más calor, no en la superficie con lo cual macera mucho mejor y el sabor es muy diferente).

Si tienes la oportunidad, te recomendaríamos que lo probaras porque, el sabor, ni siquiera tiene nada que ver con el sabor de las bolsitas de té, obtienes un té o infusión mucho más rica y sabrosa porque la esencia está realmente en contacto con el agua que vas a consumir.

Imagen de nkzs.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*